sábado, 24 de agosto de 2019

Apolo, dios de la música

En la mitología griega, Apolo es uno de los doce dioses del Olimpo. Hijo de Zeus y Leto, entre sus muchas competencias era dios de la música y la armonía (del universo). 

Hermes, siendo todavía un bebé, decidió robar un rebaño de vacas sagradas custodiadas por Apolo. Éste, lleno de ira, intentó averiguar el paradero de las mismas e incluso ofreció una recompensa para quien apresara al ladrón. Finalmente, para calmar la cólera de Apolo, Hermes le regaló la lira que había inventado con una concha de tortuga así como el plectro para tañer las cuerdas hechas de tripa de vaca.

Aunque en el mito Apolo recibe como recompensa una lira, el principal atributo con el que se le representa también es la cítara (versión posterior de la lira), además del arco y las flechas. 

La siguiente obra de Pietro Benvenuti (1769-1844) muestra la escena en la que Apolo mata a la serpiente Pitón. 


Pietro Benvenuti, Apolo Pitio, 1813. Colección privada. Imagen de dominio público.
Apolo está sentado en la ladera del Monte Helicón. Con el arco y las flechas ha vencido a la serpiente, que custodiaba el oráculo de Delfos. Su pose parece la de una escultura y el gesto de su cara es inmutable, sin expresar emoción alguna. 

Observamos también la cítara de siete cuerdas junto al arco y el carcaj. En los poemas de Homero, a menudo, se compara el sonido que hacen las flechas al lanzarse con el arco con las notas emitidas por instrumentos de cuerda. 

En la siguiente pintura de Andrea Sacchi (1599-1661) se representa la coronación del famoso castrato italiano Marcantonio Pasqualini por Apolo. 


Andrea Sacchi, Marcantonio Pasqualini, 1641, Nueva York, Museo Metropolitano.
 Imagen de dominio público.

Pasqualini formó parte del coro de la Capilla Sixtina. Precisamente, la túnica blanca hace alusión a su papel como cantor en la iglesia y las pieles recuerdan su actividad en el teatro, donde estuvo al servicio del Cardenal Antonio Barberini. En la imagen, Pasqualini está tocando el clavicitherium, instrumento similar al clavicémbalo pero con la caja de resonancia y las cuerdas situadas de forma vertical. En el instrumento se representa a Dafne con los brazos extendidos mientras éstos se transforman en hojas de laurel, símbolo de la gloria inmortal. La figura de Apolo se inspira en la escultura del Apolo Belvedere.

Al fondo a la derecha, el sátiro Marsias, maniatado a un árbol junto a una gaita, evita mirar la lira de Apolo. Los dos se habían enfrentado a una competición musical, pues Marsias dudaba de las habilidades artísticas de Apolo. Las nueve musas ejercieron como jurado y, aunque el concurso terminó en empate, Apolo se las ideó para vencer al sátiro y le desafió a tocar el instrumento poniéndolo boca abajo. Para Apolo, que tocaba la lira, era relativamente fácil pero para un instrumento de viento como el que tocaba Marsias la propuesta era totalmente inviable. Así, el dios vence al sátiro y le castiga de forma despiadada.  

En el siguiente vídeo puedes escuchar el prólogo de la ópera Gli amori d'Apollo e di Dafne del compositor italiano Francesco Cavalli en la que se narra la historia de amor entre el dios griego y la ninfa. En Youtube tienes disponible una lista de reproducción para escuchar la ópera completa. 





REFERENCIAS
  • Ausoni, A. (2009). Music in Art. Los Angeles: Getty Publications
  • Graves, R. (2018). Los mitos griegos. Barcelona: Ariel